domingo, 23 de enero de 2011

Alfa Romeo Giulia Sprint GTA. Reverter. Rias Bajas 67

El GTA

Allá por 1963 surgío de la entonces ya famosa (por sus prestaciones sobretodo) gama Giulia de Alfa Romeo el Giulia Sprint, que compartía bastidor con las berlinas, pero con una preciosa carrocería coupé desarrollada en colaboración con Bertone, a la que se acopló, entre otros, el motor de 1570 del TI Super y con el que la berlina alcanzaba los 185km/h, algo que aún les cuesta a algunos modelos actuales de similar cilindrada.
Este modelo fué la base sobre la que Autodelta preparó el Alfa Romeo Giulia Sprint GTA. Se trataba de un modelo destinado a obtener la homologación en la categoría turismo y del que se construirían 500 ejemplares entre 1965 y 1969, a las que se añadieron varias versiones especiales y los 500 GTA 1300 junior y los 40 GTAm del 70-71.
Autodelta fué creada en 1963 por Carlo Chitti y Lodovico Chizzola y comenzó su actividad de forma independiente en Udine, pero los numerosos trabajo encargados por Alfa Romeo hizo que trasladaran la producción a Milán y se convirtiera, ya dentro de la marca, en la responsable de la mayoría de los Alfa de competición hasta hoy.
Para elavorar los GTA (Gran Turismo Allegerita) en Autodelta sometían a la carrocería a una severa cura de adelgazamiento. Las piezas de chapa e sustituían por otras de aluminio, remachadas a la estructura de acero, se eliminaba todo el material insonorizante y de paso se le ponían unas llantas Campagnolo de magnesio. Con ello el peso bajaba de 945 a 745kg, que aún se reducía en otros 45kg en los GTA corsa y GTA Autodelta, al eliminar los parachoques y sustituir las ventanas por otras de plexiglás. Con esos cambios y unos retoques en el motor- agrandar válvulas, poner bielas forjadas, cambiar pistones, nuevos colectores y carburación- un GTA en cualquiera de sus versiones superaba los 100CV/litro.
Con todo ello es normal que dominaran el campeonato europeo de turismo en el 66, el 67 y el 68, complementadas luego por el dominio de los GTA 1300 hasta 1972.

Reverter y el Alfa

Deportivamente, la temporada del 67 no se puede decir que fuese de las mejores de la vida de Estanistao Reverter, aunque lo cierto es que sería una de las más importantes, ya que en ella organizaba la primera edición del Rali de Orense. Mientras que por otra parte, iba preparando los cimientos para la creación de la escudería del mismo nombre al año siguiente.
Por esas razones sus apariciones en competición en esa temporada fueron contadas, a principios de ella con un Glass 700, aunque para el Rias Bajas sus ansias de ganar le hicieron alquilar un Alfa Romeo Giulia Sprint GTA a la Jolly Club de Paolo de Leonibus.


La prueba tenía una inscripción excelente con pilotos llegados desde Italia, Portugal, Francia e Inglaterra. Pero la suerte no estuvo con el orensano y tras marcar el sexto crono en el slalom de la Plaza de España, donde destacaron los Cooper portugueses, la rotura del embrague le obligaba al abandono antes de partir en San Antoniño.

Este mismo coche lo volvió a alquilar a la Jolly Club durante el año siguiente (junto con un Fulvia con el que ganaría el Rias Altas) para participar en el Rallye de España en el que terminaría 6º y primer español, y el Costa del Sol en el que tendría que retirarse.


También participó con él en alguna carrera en el Jarama con muy buenos resultados.


El mío canijo

Hoy en día resulta relativamente sencillo encontrar una buena reproducción en slot de los Giulia Sprint, ya que Fly reprodujo los GTAm y los postreros GTV, para alegría de los alfistas entre los que me incluyo y Autoart tiene también una preciosidad de GTAm. Sin embargo fué Team Slot hace ya bastante tiempo la pionera en "reproducir" este Alfa. Entrecomillo lo de reproducir, porque sería más adecuado lo de "aproximar". Aunque en aquellos tiempos como no había otra cosa, pues era la mejor reproducción que había del Alfa, pues me lo compré.


Primero pensé en comprar un Fly para esto, pero como tenía que rehacer el morro de un GTV, pues me animé a intentarlo con el TS, que el morro era el que necesitaba y el reto mayor y más divertido.

Si os fijais en mi coche, en su momento le hice algunos cambios, le puse unos marcos a los faros delanteros, y un cambio de llantas. Quiero comentar que la base de los errores del TS viene dado por esa manía que tienen algunos fabricantes de bajar el chasis a ras de pista para que vaya bien- que no es mala idea para nada-, lo malo es que estiran la carrocería hacia abajo para que lo tape, y eso como que no... Aunque lo peor que le podemos hacer al pobre TS es ponerlo al lado de un Fly, yo lo veo bastante bien y muy viable

El TS viene con calcas y un barniz muuuy bueno, tan bueno que no hay manera de quitarlo, menos mal que las calcas iban saltando y dejando zonas sin él, aún así lijé un huevo hasta conseguir quitarlo todo y me puse perdido de polvillo rojo. A la pintura tampoco le afectaba nada, ni el alcohol, ni la lejía, ni el aguarrás ni la gasolina... ya me gustaría que alguno de los mios de correr aguantara así...

... Por cierto, en esa lucha barniz-pintura contra mi, gané yo, jejeje


Lista de reformas:
·Meter la parte baja para dentro todo alrededor y recortar la altura, aunque ya había empezado cuando lo compré aún le faltaba bastante... unos 4mm nada menos ¡!
·Retocar las ventanillas, especialmente los triángulos delanteros
·Suprimir
los accesorios originales y los huecos correspondientes de la carrocería .
·Ponerle una rejilla al capó(no es ob
ligatorio, pero mola)
·Retocar ligeramente alguna que otra cosa

Como hay que empezar por algún sitio, la parte trasera tenía unas formas raras


Pero se le pasaron algo con un poco de la terapia de la lima


Vease con el morro y el trasero subidos a la altura adecuada y la parte central como estaba


El método que utilicé para mover las parte delantera y trasera a su sitio es muy elemental, corte en las esquinas, calentar un poco por dentro con un mechero(con cuidado de no deformar nada) y tirar para dentro de la parte baja con un alicate, esto solo es necesario en este caso, porque el plástico es tremendamente grueso, aunque ello sea una ventaja a la hora de limar para dar las formas finales.
Recortamos luego la parte que nos sobraba por los costados y miramos como va la cosa


Pero claro, el chasis no me vale, porque quedaría tal que así:

Y de frente es peor


Como tampoco es que el chasis fuera una maravilla, pues no me da pena ninguna sustituirlo por un slotclassics regulable

Al modelista se le pasaron las rejillas de debajo del parabrisas, así que ya que estamos cortando...


Como tenía guardado el capó que me sobrara de aquel 1430 de altaya que transformara a 16v, le pido prestada la rejilla


Y la rematamos con un junquillo de ever para dar continuidad a la moldura del parabrisas

Tras modificar los triángulos delanteros, que tenían demasiada caida y otras cosillas, un poco de imprimación para ver como va la cosa

Y le presentamos su nuevo chasis, con unas llantas de aluminio y unos insertos caseros

La verdad es que ya se parece un poco, así que a lijar



Antes de pintar vamos a ponerle más cosas, por ejemplo los relieves de los soportes donde irían anclados los parachoques

Y en la parte trasera unos suplementos para que resalten algo más los pilotos

Un poquito de imprimación para comprobar si lo hicimos todo bien


Y de regalo una de algunas de las cosillas que le vamos a poner

Como por ejemplo el escape, hecho con uno de resina de base y un retrovisor de un 911 GT1 de altaya, una bandeja reciclada de un 1430 de SCX y alguna que otra más...

Unas manos de pinturita blanca y algún que otro detallito, como unos intermitentes de fotograbado que pillara tiempo ha, los faros que ya le había puesto hace años, los pilotos originales un poquito corregidos y una rejillita de fotograbado, que siempre hace bonito


En la parte trasera, simplemente los pilotos que traía reposicionados

También se ve asomar el escape nuevo.

Unas calquitas de diseño casero e impresión laser de mi amigo Jorge, para dejarlas colocadas en tiempo record.


Para que la cosa no decaiga con los últimos detalles, unas manetitas de fotograbado para las puertas, hechas con unos cierres de una hoja de fotograbados de Lagartija.


La verdad es que no soy muy amigo de los faros supletorios para los coches, porque la mayoría de las veces ocultan buena parte de lo bonito del coche y suelen ser bastante aparatosos, cuando no parecen un pegote. Aun así, a veces merece la pena ponerlos, siempre que te tomes un ratito para que queden bonitos... o por lo menos trabajados y que no desmerezcan el conjunto

Os habreis fijado que generalmente me gustan mucho para ellos los de fotograbado, ya que me dejan lugar a la imaginación para la base... pero no me quedan ya de una medida adecuada, por eso se me ocurrió sutituirlos por algo similar a aquellas fundas de polipiel con gomas que usaban en los 60- 70. Y así tampoco importa demasiado la inagende la optica que haya debajo... si la hay, jejeje

Para hacerlos nos vale casi cualquier cosa que se parezca a un faro, en este caso unos de Teamslot y unos de resina, un par de trozos redondos de un par de milímetros más de diámetro que el faro de cinta de enmascarar, pegar y pintar al gusto. Unas pegatinas de marcas de faros siempre quedan monas.

Bueno, pues esto ya está. Al finl sustituí temporalmente el sencillote y malote escudo de TS por uno de un 1/24 que tengo en barbecho, más adelante se lo sustituiré por otro menos grueso... aunque este no le queda nada mal

Y para terminar, sacarlo a que le de el fresco


Mira que bien, el hombrecillo que va dentro, gracias a una de las cabezas que me enviara un amigo, hasta se parece al señor Reverter en la primera foto



Taluegoooo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada